Dejar de buscar


Dejar de buscar - La búsqueda- Cuando evaluamos la vida lo hacemos siempre en función de lo que tenemos. ¿Cómo es mi vida? ¿Estoy a gusto en ella? ¿Tengo novio, casa, coche, trabajo y salud? Si a todas ellas respondemos con un “sí”, decimos que nuestra vida está bien, pero... ¿Por qué nunca respondemos a esa pregunta yendo hacia dentro? ¿Cómo me siento yo, en verdad, con mi vida? ¿Tengo miedo a perder mi trabajo? ¿Miedo a perder mi estatus? ¿Miedo a perder a mi pareja? ¿Tengo miedo? Llevamos muchos años buscando ahí fuera, y no nos cuestionamos por qué nunca hemos encontrado aquello que esperábamos encontrar. Puede que nos hayamos topado con algo que se asemeje mucho, pero nunca nos ha llevado a un estado de plenitud. Un estado que nos permita decir: ¡He encontrado lo que buscaba! ¡Voy a dejar de buscar! Nunca hemos descubierto algo que termine con la búsqueda. Siempre nos lleva a buscar más y más. Cuando uno se da cuenta de esto, lo primero que decide es dejar de buscar de la misma forma: ahí fuera, en el exterior. Cuando uno toma la decisión de dejar de buscar en el exterior, comienza a conectarse consigo mismo. En ese proceso, te das cuenta de que no necesitas a nadie ni a nada ahí fuera porque, todo cuanto necesitas, ya está ahí. La Vida te ofrece constantemente personas, relaciones, situaciones... no necesitas nada más. Todo cuanto necesitas para conectarte contigo mismo ya está ahí. Sé que puede parecer muy idílico, e incluso, algo inalcanzable para muchas personas, pero la pregunta es: ¿puedo hacerlo yo? Para lograrlo, lo único que necesito es ser consciente de mí mismo, de mis límites, ser consciente de mis miedos y tomar la decisión de cruzarlos. Esa decisión, me lleva a no necesitar encontrar nada más porque yo ya me he encontrado a mí mismo, yo ya estoy aquí, sienta lo que sienta – sufrimiento, dolor o alegría –, ya estoy aquí.

Fragmento del libro: Yo, Libre

Sergi Torres y David del Rosario

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo