❤️ Transformar el pasado



Uno de los obstáculos para adentrarnos en esa aventura es creer que el sufrimiento y el dolor que siento ahora no puedo transformarlos. Creemos que no podemos liberarnos de ese dolor porque está causado por acontecimientos pasados y ya no puedo cambiarlos. Sin embargo, de nuevo, tenemos la gran oportunidad de darnos cuenta de que estamos sólo en este instante. Si yo miro mi vida, me doy cuenta, de que lo único que tengo de ella es este instante. No tengo nada más. Por lo tanto, toda mi vida debe estar ocurriendo en este momento porque es el instante en el que yo estoy. Si empiezo a darme cuenta de ello, comenzaré a ver que no es verdad que aquello ocurrió en el pasado. Está ocurriendo ahora porque lo estoy recordado. Por ejemplo: recuerdo que mi pareja me dejó o que mi mujer se murió. Recuerdo eso ahora, por lo tanto, lo estoy experimentando ahora y para mí – para mi mente –, está ocurriendo ahora. Así que tengo una oportunidad de transformar eso y mirarlo desde la perspectiva de la Vida, en lugar desde la perspectiva del miedo a vivir o del miedo a la muerte.


Cuando yo empiezo a conectar todos mis recuerdos con el instante presente, estos recuerdos pierden poder porque dejan de tener el estatus de “hechos”. Los recuerdos dejan de ser “aquello qué ocurrió” y comienzan a tener el estatus de “lo estoy recordando”, es decir, son un recuerdo. Si son un recuerdo, son un pensamiento. Si son un pensamiento, yo soy quien los piensa. Si yo soy quien los piensa, puedo transformarlos. Puedo dejar de pensar eso. Puedo preguntarle a la Vida: ¿Qué es eso que pienso? Y nace la oportunidad de abrirme a que el instante en el que me encuentro me muestre que es lo que ocurrió allí en realidad. En ese punto es donde echamos mano de la honestidad de nuevo: ¿Cómo me siento yo ahora debido a lo que pienso que ocurrió? Triste. Es el momento de abrirme a sentir esa tristeza. La tristeza que he estado sufriendo durante veinte años. Me abro, me permito sentirla. Dándole espacio, libertad, y miro qué hay detrás de la tristeza: y veo mi miedo. Mi miedo a la soledad, a que vuelva a ocurrir algo en el futuro que me haga sentir lo mismo. Entonces sigo abriéndome, sigo sintiendo, y esa emoción va llevándome adentro, adentro y más adentro.


Cuando empecemos a ver lo hermoso que es sentir, lo hermoso que es sufrir... ¿Cómo? Si sufrir. ¿Por qué? Porque este sufrimiento ya está en ti. ¡Siéntelo, vívelo! Nuestra vida será completamente distinta. El Amor, tal cual aún no conocemos, hará acto de presencia porque cuando nosotros hemos aprendido todo los que nos tiene que enseñar el sufrimiento, el sufrimiento no tiene sentido y desaparece. -Sergi Torres-


// VÍDEO RELACIONADO //

❤️ El instante presente https://youtu.be/N3INxapv0X4


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo